Alcaucil al vapor y vinagreta

0 0
Alcaucil al vapor y vinagreta

Compartila en tu red social:

O también podés copiar y pegar esta dirección

Ingredientes

Ajustar Porciones:
1 unidad Alcaucil
Vinagreta
1 gajo Limón para evitar la oxidación del alcaucil
0,5 cucharada Aceite de coco para la plancha - alternativamente: manteca ghee

Agendarme esta receta

You need to login or register to bookmark/favorite this content.

Características
  • Apto Vegano
  • Hipocalórico
  • Superalimento

Ingredientes

Instrucciones

Compartir

Una riquísima entrada.

No voy a mentir. Este es un plato clásico que apenas recordaba vagamente de mi infancia. Pasó mucho tiempo, y para ser honesto antes de subir la receta me hice dos preguntas:

  1. ¿Cómo se prepara?
  2. ¿Cómo se come?

Bien, la respuesta es “hay un montón de formas de prepararlo, una muy clásica es a la vinagreta”. Y la otra: “se come el famoso corazón de alcaucil“.

Unas palmaditas de aliento. Es bastante más fácil de lo que parece. Yo no tenía la menor idea, pero después de un poco de research, acá estoy chupándome los dedos.

Si querés saber cómo preparar la vinagreta: aquí va.

Empecemos.

Pasos

1
Hecho

Alcaucil al vapor

En una plancha o sartén con tapa, colocá un poco (media cucharada) de aceite de coco y una fina capa de agua. Luego colocá el alcaucil, y si querés es un buen momento de cocer otras verduras. Yo lo acompañé con unas medias rodajas de calabaza (anco).

Durante la cocción, necesitarás rotar las verduras al menos una vez para que se cocinen parejo. Además, si llega a evaporarse todo el agua, agregá otra capa, y así sucesivamente para que siempre haya vapor.

El alcaucil puede probarse cocido cuando podés pincharlo libremente con un cuchillo, especialmente en el tallo y el corazón (centro).

Al quitarlo, frotalo enteramente con un gajo de limón para evitar su rápida oxidación.

También es posible prepararlo al horno.

2
Hecho

Serví al plato con la vinagreta

La receta de la vinagreta es muy sencilla y la incluyo en este blog.

Alcanza con servir el alcaucil, separar el tallo (que se come, y es muy rico), y si se quiere quitar todas las hojas gruesas para llegar al corazón. Yo prefiero comer las bases de las hojas hasta llegar al corazón.

Si te gusta, puede acompañarse con un poco de moztaza de dijón (no-industrial).

alariva

El momento de la comida es parte de la inevitable rutina diaria, y a la vez, el motivo de reuniones y placer. Para mí, comer bien es un arte y todos merecemos nuestro pequeño momento heróico en la cocina.

Opiniones de la receta

No hay opiniones para esta receta aún, ¡podés dejar la tuya!
anterior
Frutillas a la crema de coco y banana
siguiente
Una Vinagreta
anterior
Frutillas a la crema de coco y banana
siguiente
Una Vinagreta